Pezón invertido: ¿Es peligroso?

Guardar Compartir
Compartir

Un pezón invertido es aquel que no protruye o se hunde en la areola en lugar de apuntar hacia afuera.

La areola es el área pigmentada y circular de la piel alrededor del pezón.

Puedes detectar esta condición durante tu autoexamen de mamas regular.

A este síntoma también se conoce como retracción del pezón o pezón hundido.

Pezones invertidos congénitos

Algunas mujeres nacen así, y parece ser completamente normal ya que la forma del pezón no influye en la sensibilidad.

- Menos del 5% de las personas nacen con pezones invertidos, según la Dra Stephanie Downs-Canner, profesora asistente de cirugía oncológica de seno en la Universidad de Carolina del Norte.-

Se puede amamantar bien con los pezones invertidos. Sin embargo, si lo encuentras poco atractivo puede solucionarse con una cirugía plástica estética.

Pezones invertidos que aparecieron repentinamente

Si tus pezones siempre habían apuntado hacía afuera, y ahora se han invertido repentinamente podría ser una señal de alarma.

Hay múltiples causas para esta condición. Algunas son más serias que otras.

Las causas de los pezones invertidos incluyen:

Envejecimiento

La retracción del pezón puede ocurrir lenta y gradualmente a medida que envejeces. Este es un proceso benigno, lo que significa que podría no estar relacionado con el cáncer o cualquier otra afección médica.

Ectasia del conducto mamario

Esta condición no cancerosa ocurre con mayor frecuencia durante la lactancia o la perimenopausia. Es causada por un conducto de leche que se ensancha y engrosa, se obstruye y hace que se acumule líquido en el seno.

Esta afección inflamatoria también puede causar enrojecimiento, sensibilidad y secreción del pezón.

Lactancia materna o lesión 

Si recientemente amamantaste, tus pezones podrían hundirse. Esto sucede ya que a veces los conductos de leche cicatrizan mientras estás amamantando. La cirugía de senos u otra lesión también pueden hacer que tu pezón se invierta.

Infección (mastitis)

Las bacterias pueden entrar en tus conductos lácteos y causar una infección. Esta afección (mastitis periductal) es especialmente común en mujeres que acaban de dar a luz o que están amamantando. Las bacterias también pueden entrar en los pezones de las mujeres que no han dado a luz pero tienen pezones agrietados o perforados.

Enfermedad de Paget de pezón es una condición rara y cancerígena que se presenta en el pezón y la areola. A menudo viene acompañada de cáncer de mama ductal.

Además de la retracción del pezón, algunos síntomas de la enfermedad de Paget de seno pueden confundirse con el eccema o la irritación de la piel (piel seca y escamosa, y síntomas que incluyen picazón, enrojecimiento, secreción o bultos).

Carcinoma

La retracción del pezón puede ser un síntoma de un tipo más común de cáncer de mama, como el carcinoma. Este síntoma puede ocurrir cuando los tumores malignos son lo suficientemente grandes como para ser vistos en una mamografía y se sienten durante un examen físico.

Si ves que tus pezones comenzaron a invertirse de repente, consulta a tu proveedor de atención médica para averiguar el motivo.

 


Consejos de salud para mujeres
1.2 k Suscriptores

Inicio Mia App Top Women's Health Cycle & Periods Fertility Issues Love & Relationship Pregnancy & Parenting Fitness & Nutrition