Ingresaste que tienes pezones agrietados: ¿Cuándo podría resultar peligroso, y cómo evitarlo?

Guardar Compartir
Compartir

Los pezones agrietados o cuarteados a veces pueden ser un síntoma común en las mujeres que están amamantando.
En realidad, muchas madres jóvenes pueden sorprenderse al descubrir que la lactancia materna es más complicada, incómoda o incluso más dolorosa de lo que esperaban. Amamantar es una habilidad aprendida y puedes tardar en acostumbrarte. Una posición incómoda mientras amamantas pueden hacer que tu bebé aplaste tu pezón mientras se alimenta lo que haría que sientas dolor en los pezones y que éstos se agrieten.

 

Pezones agrietados: Qué puedes hacer al respecto

Hay varias cosas que puedes hacer para tratar los pezones agrietados:

Si no estás amamantando

Si no estás amamantando, pero tienes pezones agrietados, puede ser un signo de otras afecciones médicas o incluso enfermedades peligrosas.

Los pezones agrietados son una emergencia médica si están acompañados de síntomas como: una secreción similar al pus en las grietas del pezón, enrojecimiento de los senos, un cambio en la textura de la piel que hace que se asemeje a la piel de las naranjas, fiebre y dolor en los senos.

 

Debes tener cuidado con los pezones agrietados y dañados, ya que proporcionan un punto de partida para las bacterias, que pueden provocar una infección por mastitis.

 


Consejos de salud para mujeres
1.2 k Suscriptores

Inicio Mia App Top Women's Health Cycle & Periods Fertility Issues Love & Relationship Pregnancy & Parenting Fitness & Nutrition